El ejercicio físico es un punto fundamental para ayudar a los enfermos de espondilitis y artritis, pues bien realizado permite conseguir mayor independencia y calidad de vida.

Tanto en el domicilio, como en centros deportivos, piscinas, gimnasios…  el paciente debe seguir unas normas suministradas por médicos rehabilitadores y fisioterapeutas, que incluyen diferentes tipos de ejercicios que potencien los músculos de la columna y las extremidades, que mejoren la respiración (evitando la pérdida volumen respiratorio), y que junto con los adecuados estiramientos ayudaran a prevenir la evolución negativa de la enfermedad.

Se recomienda:

  • Realizar los ejercicios un mínimo de dos y un máximo de tres veces a la semana.
  • Crear un horario para los ejercicios y así poder cumplirlos.
  • Realizar los ejercicios con moderación. Nunca sobrepasar los límites propios de cada una.
  • Al menor síntoma de dolor, fatiga o mareo, abandonar el entrenamiento.
  • En casos severos, donde el paciente se encuentra muy rígido se suele optar por comenzar la sesión con un baño caliente, que proporciona además analgesia, siendo un paso previo para la realización cuidadosa de los ejercicios.

Existen infinidad de tablas de ejercicios que poder realizar. Vuestro especialista o medico de cabecera os podrá proporcionar varias que, siguiendo las recomendaciones que anteriormente comentábamos, podréis realizar sin problemas.

Aquí os dejamos varias que pueden ilustrar el tipo de ejercicio que se puede hacer.

TABLAS DE EJERCICIOS